17 C
Bogotá
agosto 10, 2020
NOTICIAS

Un indígena muere por ser víctima de una mina antipersona

La explosión se presentó en la comunidad antioqueña de Dabeiba y dejó dos heridos más, uno de ellos de gravedad.

La Organización Indígena de Antioquia, OIA, en Colombia, denunció que David Bailarín Domicó, un indígena de 24 años perteneciente al pueblo Embera Ayábida, falleció después de pisar una mina antipersona que se encontraba en el resguardo Amparradó Alto, en el municipio de Dabeiba, al occidente de Antioquia.

El indígena de 24 años dejó huérfanos a tres niños, además, la explosión del artefacto dejó dos heridos que acompañaban a Bailarín Domicó.

Según la OIA, los integrantes de la comunidad se encontraban recolectando frutos y buscaban animales para cazar cuando se encontraron con la mina.

El suceso se presentó el 17 de diciembre, pero la organización tuvo acceso a la información hasta ayer, 26 de diciembre, por la difícil situación de orden público que se presenta en Dabeiba.

La OIA indicó “son comunidades de difícil acceso y hasta tres días de camino de los casos urbanos, donde actores armados al margen de la ley vienen haciendo tránsito indiscriminado e instalando minas antipersona”.

Crece la inseguridad

Los indígenas manifestaron que en los resguardos de Antioquia hay enfrentamientos armados de los grupos insurgentes por el territorio.

“Rechazamos categóricamente la presencia de actores armados legales e ilegales en nuestros resguardos y territorios, y exigimos su salida inmediata, los pueblos indígenas le apostamos a la paz entre los hombres y de los hombres con la naturaleza, hechos como éste nos recuerda la grave situación humanitaria por la que atraviesan las comunidades indígenas en el departamento y la necesidad urgente de que hayan garantías verdaderas para la construcción de una paz estable y duradera, los territorios indígenas no pueden convertirse en escenario de guerra, poniendo en grave peligro la vida de nuestros comuneros”, expresó la Organización Indígena de Antioquia.

Además, la comunidad indígena afirmó que sus territorios “no se pueden convertir en escenarios de guerra poniendo en grave peligro la vida de nuestros comuneros”.

Ante los hechos, el informe del Comité Internacional de la Cruz Roja indicó que el número de muertos, heridos o mutilados por los artefactos explosivos ha aumentado, en 2018 fueron 220; en 2019 se han presentado 319 víctimas.

Artículos Relacionados

Cinco venezolanos fueron sorprendidos con tres cabezas humanas mientras cruzaban una trocha ilegal en la frontera con Colombia

Redacción Pública

En 2020 China – Colombia tendría vuelo directo

Redacción Pública

Candidatos del Partido Alianza Verde denunciaron que el 80% están sin inscripción

Redacción Pública

Deja un comentario