banner

Proyectos de infraestructura contaminan áreas protegidas de la Amazonia

Escrito por

A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, la Red Amazónica de Información Socioambiental, Raisg, presentó el informe ‘Amazonia en la encrucijada’; por medio del cual se revelan las amenazas que afronta el bosque tropical más extenso del mundo.

En total fueron ocho los investigadores que desde el principio del 2018 se dedicaron a recolectar información sobre intervenciones de infraestructura de vías, hidroeléctricas, minería y petróleo en países como Bolivia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú y Colombia.

El bioma amazónico, siendo el bosque tropical más grande del mundo, además de ser compartido por nueve países, ocupa el 40 % de Suramérica. Los resultados de la investigación son preocupantes al revelar que el 68 % de las áreas naturales protegidas y territorios indígenas de la Amazonia están superpuestos con los proyectos mencionados y diferentes planes de inversión. Aunque la proporción es distinta en diferentes zonas, ninguno de los países incluidos en el estudio omite esta problemática.

“En casi todos los países amazónicos hay presencia de minería ilegal, pero los mayores daños son causados por emprendimientos apoyados por los gobiernos nacionales y regionales. A menudo, estos proyectos fueron autorizados sin las debidas consultas a las poblaciones afectadas e impactan también sin distinción a casi todos los países de la región amazónica. En otros casos, elementos de los gobiernos participan o coadyuvan la actividad, aunque en teoría sea ilegal”, dice el informe entregado por la Raisg. El año pasado fue publicado otro informe por esta misma Red, donde se afirmaba que se presentaban 245 áreas de extracción no autorizada, aún así, la minería ilegal es incomparable con la minería legal.

En el caso de Colombia, la Amazonia tiene 32.780 kilómetros de vías; de las cuales 2.336 km traspasan resguardos indígenas y 7.975 km áreas protegidas. La Fundación Gaia Amazonas, fue la encargada de Colombia en la investigación. Calculó que, de los 3.753 kilómetros de carreteras construidos por las Farc, 490 están dentro de áreas protegidas de la Amazonia.

La Raisg puede concluir que las economías amazónicas se integran al marco global a través del comercio de recursos naturales, por eso, la población amazónica en su mayoría rechaza los proyectos de infraestructura.

Categorías de artículos:
MEDIO AMBIENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares